Santa Teresa de Ávila - 15 octubre

Santa Teresa de Ávila – 15 octubre

⭐28 de marzo de 1515 – ✝4 de octubre de 1582

Historia de Santa Teresa de Ávila

Teresa vivió en una época de exploración, así como de agitación política, social y religiosa. Era el siglo XVI, una época de agitación y reforma. Nació antes de la Reforma Protestante y murió casi 20 años después de la clausura del Concilio de Trento.

El don de Dios a Teresa en y a través del cual se hizo santa y dejó su huella en la Iglesia y en el mundo es triple: Era una mujer; era contemplativa; era una reformadora activa.

Como mujer, Teresa se paró sobre sus propios pies, incluso en el mundo de los hombres de su tiempo. Era “su propia mujer”, entrando en el Carmelo a pesar de la fuerte oposición de su padre. Es una persona envuelta no tanto en el silencio como en el misterio. Hermosa, talentosa, extrovertida, adaptable, afectuosa, valiente, entusiasta, era totalmente humana. Como Jesús, ella era un misterio de paradojas: sabia, pero práctica; inteligente, pero muy en sintonía con su experiencia; una mística, pero a la vez reformadora energética; una mujer santa, una mujer femenina.

Teresa era una mujer “para Dios”, una mujer de oración, disciplina y compasión. Su corazón pertenecía a Dios. Su conversión continua fue una ardua lucha de toda la vida, que implicó purificación y sufrimiento continuos. Ella fue malinterpretada, juzgada mal, y se opuso en sus esfuerzos de reforma. Sin embargo, siguió luchando, valiente y fiel; luchó con su propia mediocridad, su enfermedad, su oposición. Y en medio de todo esto se aferró a Dios en la vida y en la oración. Sus escritos sobre la oración y la contemplación se basan en su experiencia: poderosa, práctica y graciosa. Era una mujer de oración; una mujer para Dios.

Teresa era una mujer “para los demás”. Aunque era contemplativa, dedicó gran parte de su tiempo y energía a reformarse a sí misma y a las carmelitas, para llevarlas de vuelta a la plena observancia de la Regla primitiva. Fundó más de media docena de nuevos monasterios. Viajó, escribió, luchó -siempre para renovar, para reformar. En ella misma, en su oración, en su vida, en sus esfuerzos de reforma, en todas las personas que tocó, fue una mujer para los demás, una mujer que inspiró y dio vida.

Sus escritos, especialmente el Camino de Perfección y El Castillo Interior, han ayudado a generaciones de creyentes.

En 1970, la Iglesia le dio el título que durante mucho tiempo había tenido en la mente popular: Doctora de la Iglesia. Ella y Santa Catalina de Siena fueron las primeras mujeres honradas.

Reflexión

El nuestro es un tiempo de confusión, un tiempo de reforma y un tiempo de liberación. Las mujeres modernas tienen en Teresa un ejemplo desafiante. Promotoras de renovación, promotoras de oración, todas tienen en Teresa una mujer con la que contar, a la que pueden admirar e imitar.

Santa Teresa de Ávila es la patrona de las cefaleas, dolores de cabezas y migrañas.

Según Santa Teresa, una de las grandes maestras espirituales de la Iglesia, la oración es una cuestión de entrar en contacto vivo con Jesús; no es sólo recitación y repetición. El simple hecho de pasar por los movimientos no merece el noble título de “oración”, y no conducirá a la unión de nuestras almas con Jesús. Sólo a través de su contacto vivo con Jesús, Santa Teresa comenzó a amarlo.

Antes de comenzar a orar con sinceridad y devoción, Santa Teresa estaba típicamente preocupada por esperar a que terminara el tiempo de oración que le había sido asignado y escuchar el sonido del reloj. (Esto es reconfortante para aquellos de nosotros que encontramos que la oración desafía nuestra capacidad de atención.) Santa Teresa pasó más de dieciocho años luchando en su oración, empujada entre conversar con Dios y estar atrapada en las actividades del mundo.

Pero eventualmente ella reconoció la necesidad de enfocarnos en a quién le estamos orando con nuestras mentes, no sólo con nuestras bocas. En el Castillo Interior escribió: “Si una persona no piensa[en] a quién se dirige, y qué pide, y a quién se lo pide y a quién se lo pide, no considero que esté rezando en absoluto, aunque esté moviendo los labios constantemente”.

Y en el libro que escribió especialmente para las hermanas jóvenes de su orden, El camino de la perfección, les pide que no se dirijan a Dios mientras piensan en otras cosas.

Teresa también compara la relación de una persona con Jesús con la relación de una mujer con su esposo. Una buena esposa conoce a su marido. Ella lo entiende, lo cuida y está atenta a él. Cuando él le habla, ella escucha. Y cuando habla con él, conoce a la persona con la que está hablando. Debido a su conocimiento personal, sus conversaciones tienen el potencial de ser algo más que simples intercambios de palabras vacías. Del mismo modo, si un alma conoce a Jesús, lo comprende, se preocupa por él y está atenta a él, la oración puede ser verdaderamente significativa. En la raíz de la oración hay una relación de amor.

Santa Teresa advierte contra el rezo del Padrenuestro o la asistencia a la Misa sin pensar en el encuentro con Cristo. Permanecer enfocado en la oración requiere esfuerzo y disciplina; a menudo es más fácil soñar despierto. Pero el alma comenzará a experimentar la presencia de Jesús de una manera más profunda cuando se involucra directamente con él. Santa Teresa se refiere a las primeras etapas de la oración como “una conversación frecuente y solitaria con Aquel que, como sabemos, nos ama”.

Saborear la dulzura de una conversación amorosa con Jesús, incluso en su forma más simple, hace que el alma anhele más. Sin embargo, esto no implica que la oración sea siempre fácil. Santa Teresa se refiere a las cuatro etapas de la oración en términos de “los cuatro métodos de riego”.

El esfuerzo del alma por unirse a Jesús en la oración es a veces como sacar agua de un pozo: implica mucha fuerza muscular y trabajo. Otras veces, por la gracia de Dios, los esfuerzos son menos difíciles, como recoger agua de una rueda de agua. Ocasionalmente un alma podrá simplemente sacar agua de un “río” que Dios provee en su bondad. Y si Dios lo considera conveniente, puede incluso enviar una lluvia espiritual celestial que no requiere ninguna acción del alma.

Ya que la sabiduría y el tiempo de Dios -no nuestro poder- traen las lluvias celestiales, debemos simplemente enfocarnos en lo que está en nuestro poder. Sacamos agua del “pozo” permaneciendo dedicados a nuestro tiempo de oración y manteniendo nuestra atención enfocada, hasta que Dios nos guíe a otra parte. Pero incluso esta etapa, con todo su esfuerzo, puede ser una alegría porque es una expresión de amor por Jesús.

Cuanto más fuerte se vuelve esta relación de amor, más perfectamente unida está el alma a Jesús.

La vida de oración de Santa Teresa culminó en la “lluvia espiritual” de la unión mística con Cristo. La evidencia de sus transportes celestiales está presente en sus escritos. A veces interrumpe todo para conversar con Jesús en el elocuente lenguaje de la oración. Sin embargo, permaneció muy realista para una mujer que experimentaba el éxtasis divino de manera regular. En sus etapas más avanzadas de la vida espiritual, la unión de Teresa con Jesús era tan profunda que ella estaba consciente de su presencia en su alma cada minuto. Es por eso que ella no pensó en detenerse a hablar con él de vez en cuando. Al compartir estos momentos íntimos en sus escritos, Santa Teresa nos ha dejado un hermoso testimonio de los frutos de amar a Jesús con toda el alma.