San Frumencio

[et_pb_section fb_built=”1″ admin_label=”section”][et_pb_row admin_label=”row” custom_css_before=”content:%22%22; display: block; height: 140%; position: absolute; top: 0; left: ; width: 100%; background-image: linear-gradient( -10deg, rgba(0, 0, 0, 0) 0%, rgba(00, 0, 0, 0) 55%, rgba(0, 0, 0, 0.7) 55%, rgba(134,214,177,0.17) 55%)”][et_pb_column type=”4_4″ parallax=”off” parallax_method=”on”][et_pb_text admin_label=”Text” text_text_color=”#000000″]

El Santo de Frumencio es el día 27 de octubre. San Frumencio es uno de los santos que vivieron durante el siglo IV, es reconocido en el santoral católico como uno de los fieles cristianos que se encargaron de introducir el cristianismo en Etiopía. Es por esto que dentro de la tradición etíope Frumencio es llamado como Abba Salama, es decir: Padre de la Paz.

Cuenta la historia que fue el trío de Frumencio, el filósofo Merope de Tiro quien decide hacer un viaje a la India y que le acompañaban sus dos sobrinos, Edesio y –evidentemente- Frumencio. Sin embargo, cuando iban de regreso, hicieron una parada en el reino de Axum, es así que su barco es atacado, la mayoría de los viajeros fueron masacrados, salvo los dos niños, quienes fueron llevados ante el rey. Frumencio fue secretario del rey debido a su inteligencia y gran conocimiento. Ambos hermanos no tardaron en ocupar lugares destacados en el palacio real, una vez que el rey murió, fueron liberados.

Fue la reina viuda quien le rogó a Frumencio que permaneciera con ella para ayudarle en la difícil regencia en lo que su hijo Ezana adquiría la mayoría de edad, es así que Frumencio asume el gobierno. Durante dicho tiempo organizó el culto cristiano en el reino y construyó la primera Iglesia Católica en la región. Una vez que Ezana fue mayor de edad, los dos hermanos regresaron a su casa.

A pesar de estar en su hogar, Frumencio siempre tuvo la necesidad de continuar con su deber religioso y completar la conversión de Etiopía. Más tarde viaja a Alejandría y se encarga de cultivar las semillas de la evangelización que habían sido sembradas.

SAN-FRUMENCIO

[/et_pb_text][/et_pb_column][/et_pb_row][/et_pb_section]

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *